lunes, 4 de octubre de 2010

UNIDOS CONTRA LA POBREZA



MANIFIESTO

de las Organizaciones miembro de la Coordinadora Ongd-España frente al incumplimiento de los compromisos
en cooperación al desarrollo
Octubre 2010

La crisis financiera mundial tiene responsables concretos y conocidos. Y aún están pendientes las medidas que pongan un precio a esa responsabilidad. También están pendientes las decisiones que permitan transformar el mercado financiero y el actual modelo de desarrollo en un sistema más equitativo, justo, sostenible y humano, y que impidan que los mismos responsables vuelvan a actuar impunemente.

Pero mientras tanto, esta crisis ya se está cobrando víctimas. No víctimas simbólicas. Víctimas con nombres y apellidos, más de 1.020 millones de personas entre las poblaciones más vulnerables del planeta, principalmente en países y zonas muy distantes del parqué de las bolsas y de las sedes de los grandes bancos e instituciones financieras. También en nuestras calles, pero afectando siempre a los más vulnerables.

Es inadmisible, y éticamente reprobable, que las medidas para luchar contra la crisis financiera se dirijan en contra del Desarrollo Humano y de los Objetivos del Milenio. Por principios y por coherencia. Por principios como la justicia social, la defensa de los derechos humanos y la solidaridad con los más débiles. Por coherencia con todos los compromisos firmados, internacionales, nacionales y locales, por nuestros gobernantes y políticos, empezando por la Declaración del Milenio, siguiendo por el Pacto de Estado contra la Pobreza y terminando con los pactos y compromisos de las administraciones autonómicas y locales. El incumplimiento de los compromisos firmados en nombre de la ciudadanía y comprometidos con la sociedad no constituyen el mejor activo para un representante político.

La Ayuda Oficial al Desarrollo no es un lujo para tiempos de bonanza, ni una limosna para cuando las arcas están llenas. Es una necesidad vital para millones de personas, es un imperativo ético y moral que responde a criterios de justicia, además de constituir un compromiso firmado y una obligación de los poderes públicos. Detrás no hay estadísticas, ni porcentajes... Hay pueblos, comunidades, sociedades, personas, alimentos, pozos de agua, escuelas, medicamentos, centros de salud…
La sociedad española ha expresado reiteradamente su compromiso solidario con los más necesitados y ha de respetarse esa voluntad manifiesta. Y, de manera significativa, ha expresado su rechazo a la medida de recorte de la ayuda a los países más empobrecidos.

Pedimos a nuestros representantes políticos que tomen conciencia. Que tomen conciencia de sus actos. Y de sus consecuencias. Que no actúen desde la presión cortoplacista de los mercados. Que lo hagan desde la responsabilidad moral de tener en sus manos el destino de cientos de miles de personas. Aunque éstos no tengan posibilidad de votarles en las próximas elecciones, millones de ciudadanos sí podrán hacerlo y exigirán principios y coherencia.

Las organizaciones y ciudadanía abajo firmante realizan un llamamiento a los líderes políticos y de gobierno de las administraciones e instituciones públicas para que:

1 Impulsen medidas de lucha contra la crisis que se dirijan prioritariamente hacia los responsables y causantes de la misma mediante la creación de una tasa a las transacciones financieras, medidas fiscales que recaigan sobre quien más tiene y recortes que no actúen contra el gasto social y la economía productiva.

2 Reiteren su compromiso con la lucha contra la pobreza, con el Desarrollo Humano y con los Objetivos del Milenio, manteniendo sus compromisos de Ayuda Oficial al Desarrollo tanto a nivel estatal como en las administraciones autonómicas y locales en las que la participación y vinculación de la sociedad civil con la cooperación al desarrollo es aún más cercana y directa.

3 Y a aquellos de nuestros gobernantes y políticos -en el estado, comunidades autónomas y ayuntamientos que han anunciado medidas de recorte en este sentido les pedimos que tomen conciencia de sus actos. Y de sus consecuencias. Y rectifiquen.

¿Es posible acabar con la Pobreza?
Hoy podemos afrontar el problema de la pobreza de manera eficaz. Nunca en la historia de la humanidad tuvimos los medios tecnológicos con los que contamos ahora y la posibilidad económica de ponerle fin. Pero seguimos oyendo los mismos
argumentos falsos que nos consuelan:
La pobreza siempre existirá
La culpa es de los gobernantes de los países pobres
Las personas son pobres porque no quieren trabajar
El libre mercado sacará a las personas de la pobreza
Detrás están las cifras de un mundo que no avanza en su lucha por la dignidad:
Más de la mitad de la población mundial vive en la pobreza. La pobreza afecta más a las mujeres y a las poblaciones rurales.
11 millones de niños y niñas mueren cada año, la mayoría menores de 5 años, y más 6 millones mueren a causa de enfermedades totalmente prevenibles como el paludismo, la diarrea y la neumonía.
En todo el mundo 114 millones de niñas y niños no reciben siquiera enseñanza básica y 584 millones de mujeres son analfabetas.
La pobreza es carencia de recursos,
pero sobretodo es falta de oportunidades
A ti, a tu familia, a tus amigos y amigas, nos toca la tarea ciudadana de luchar para erradicar la pobreza. Quizás nos hayamos resignado a ver como inevitables las tragedias de nuestro mundo, pero lo cierto es que la historia nos demuestra que logros igual de difíciles se alcanzaron.
¿Alguien intuyó en siglos pasados que la esclavitud sería abolida?
¿Que las mujeres podrían votar y pudieran reclamar sus derechos en pie de igualdad?
¿Que la sanidad y la educación serían gratuitas en muchos países?
¿Alguien podría imaginar que enfermedades como la viruela desaparecerían o que existiría una Declaración Universal de Derechos Humanos?
Personas como tú y como yo, cambiaron el destino de la humanidad:
se atrevieron, hablaron, protestaron, se movieron… no se resignaron.
A veces con sencillos actos; otras, atreviéndose a ver más allá que los demás, con perseverancia y con la firme convicción de que otro mundo es posible.
Tú puedes ser parte de esa generación que luchó por acabar con la pobreza,
creyó que era posible...
¡y lo consiguió!



Adhiérete a este
manifiesto firmando en la Hoja de firmas el 9 y 10-X en la entrada de la Iglesia

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Powered by Marcianpc