Creer en Jesucristo conlleva saberse enviado por Él.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Siguiendo su ejemplo


           Comenzamos un nuevo curso pastoral. Cada año, por estas fechas, debemos recordar que somos trabajadores de la viña del Señor. Él nos reúne como pueblo suyo para que vivamos unidos en el amor y nos envía a servir y a transformar nuestro mundo, con su ayuda y la luz de su Evangelio.
La Parroquia, tarea de todos”, porque todos debemos sentirnos implicados en su renovación. Con frecuencia solemos preguntarnos qué hacen los demás por nosotros y nos quejamos y nos desanimamos porque siempre creemos que hacen poco. Pero ésta no es una buena actitud; más bien debemos preguntarnos qué hacemos nosotros por los demás. Este planteamiento es más estimulante y produce  mejores frutos.
El Papa Francisco lanzaba estas mismas preguntas: “La Iglesia somos todos: desde el niño bautizado recientemente hasta los obispos, el Papa; todos somos Iglesia y todos somos iguales a los ojos de Dios. Todos estamos llamados a colaborar al nacimiento a la fe de nuevos cristianos, todos estamos llamados a ser educadores en la fe, y a anunciar el Evangelio. Que cada uno de nosotros se pregunte: ¿qué hago yo para que otros puedan compartir la fe cristiana? ¿Soy fecundo en mi fe o soy cerrado?” 
Al pensar en nuestra Parroquia, que todos deseamos viva y renovada, reconozcamos con humildad y gratitud los bienes y cualidades que hemos recibido de Dios; con responsabilidad y esfuerzo tratemos de desarrollarlos y con generosidad y alegría ofrezcamos nuestro servicio a la comunidad. Si todos ponemos en común los dones que recibimos de Dios, sentiremos la alegría de la comunión y todos creceremos juntos. Esta es nuestra tarea. ¿Qué puedo aportar a mi Parroquia?, ¿en qué puedo servir y ayudar? Que nadie se quede al margen de esta vivencia comunitaria.
Paz y bien
          


  Se acaba el verano, los niños han reanudado las clases en los Colegios e Institutos. También empezamos a poner en marcha los “motores” de la Parroquia para comenzar un nuevo curso pastoral con diversas actividades parroquiales que reemprendemos con mucha ilusión y esperanza para  seguir anunciando a Jesucristo, proclamando nuestra fe; y dando testimonio de Cristo para llevar al mundo su verdad.
           Al comienzo de un nuevo curso es bueno que TODOS nos preguntemos: y yo…¿qué estoy dispuesto a ofrecer?, ¿cómo puedo colaborar en la comunidad parroquial?, ¿cómo crecer en mi compromiso de fe?, ¿a qué me llama el Señor?…
Es muy fácil caer en la tentación de la falsa humildad: “Yo no sirvo…Yo no sé…Yo no puedo hacer nada… A mí no me gusta “aparecer ni ser protagonista de nada” y quedarnos con aquello del Evangelio “el que quiera ser el primero, que sea el último…” tomando esa frase de Jesús así, a secas… sin recordar que sigue diciendo “…y el servidor de todos”. Y en el Evangelio el último no es el que va detrás de todos, sino el que se pone ahí  para “empujar” (animar) al que va delante…¡Eso fue lo que hizo Jesús!
Cada persona es importante, todos tenemos un papel que hacer,  si tienes motivación, que es lo fundamental, acércate a la parroquia, ofrécete, que tarea hay para todos, ayuda, implícate, da lo mejor de ti a tu parroquia y contribuye para hacer entre todos una Comunidad viva que anuncia el Evangelio, que es referencia de la vivencia de Cristo y que es feliz porque camina con Cristo en medio de los hermanos y lograr una sociedad mejor desde Cristo.
¡Buen curso! Os invito a conocer e incorporaros a alguno de los grupos, que son muchos, que viven y celebran su fe en nuestra parroquia de San Nicolás.
Paz y bien





martes, 1 de septiembre de 2015

Beatificación Religiosas Mártires



              La colegiata de Gandia acogerá el próximo 6 de septiembre a las 12:30 h. la misa de acción de gracias por la beatificación de tres religiosas mártires de la congregación de San José de Gerona, Fidela Oller Angelats, Josefa Monrabal Montaner y Facunda Margenat Roura, víctimas de la persecución religiosa de 1936, las dos primeras en la propia Gandía y la tercera en Barcelona.
              La misa de acción de gracias estará presidida por el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, y se celebrará al día siguiente de la beatificación de las tres religiosas, que tendrá lugar el 5 de septiembre en la Catedral de Girona, presidida por el cardenal Angelo Amato, prefecto de la Congregación por las Causas de los Santos.
Nuestras Mártires  Fidela, Josefa y Facunda tienen en común: un gran amor a Jesús demostrado en las cosas pequeñas de cada día. La misericordia hecha servicio a los enfermos que les confiaban y el deseo de dar su vida por Cristo y por la conversión de los enemigos de la fe cristiana.
Demos a conocer sus vidas para que, además de modelos a seguir en nuestras vidas diarias, sean intercesoras por el mundo que hoy sufre a causa de las guerras, persecuciones y enfermedades que destruyen el gran regalo de la creación y de la vida humana.